Garchando con mi gorda avarienta. Primero me la chupó, después la puse en cuatro patas y le taladré la concha a full.

63 Visitas

Llego el día en que me cansaron las flacas histéricas y me busque una gorda puta. Te juro que hasta el día de hoy no me arrepiento para nada. No solo que son mas amables y mejores compañeras sino que en la cama son una maquina. Y ni hablar del sexo oral… por lejos lo mejor. En este video la podrás ver peteando bien rico hasta que se puso en cuatro patas para que se la de bien rico.