Después de frotarse desnuda contra su marido va y le pone los cuernos con este negro del pirulo largo y delicioso

8 min 167 Visitas

A ver, se puede disculpar a la rubia, que tenía muchas ganas de sexo interracial. No había probado una larga polla negra como esta en su vida y se moría por hacerlo. Pero hay que ser muy puta también para hacer lo que hizo. Primero va y se refrota insatisfactoriamente contra su marido, le dice que le quiere y todo eso, y al poco ya la tenemos arrodillada frente a los huevos de este morenazo que tiene ganas de explorar su vagina blanca y calentita. A ver, primero una larga chupada, y luego cuando el asunto ya se ha puesto interesante, a esta rubia le encanta aferrarse a ese macho con brazos y piernas y sentir su polla bien adentro, que la folle sin separarse de su cuerpo, así todo el rato, mmmm…, qué cuernos más bien puestos, joder.