A esta rubia se le estaban cansando las manos de tanto masturbar a su chico y decidió hacerle pajas con los pies

12 min 69 Visitas

La pobre muchacha siempre está caliente y solícita para su chico, anda que se podrá quejar el muy torpedo, con esa rubia ahí y su alegre melonar al descubierto, siempre atenta cuando le pica la polla y necesita de sus atenciones. La tiene ahí siempre masturbándole, chupándole la polla a todas horas, y aunque a ella no le faltan ganas de rabo, lo cierto es que las manos se cansa, tendinitis tiene ya de tanto machacársela al muchacho. Ahora la piba hasta tiene que recurrir a otras extremidades, que chuparla también seca la boca, oye. Fijaos qué pajas con las pies le hace, es toda una hembra de recursos, calenturienta como ella sola, se merece un altar para ponerla a cuatro patas y follarla ahí.