A esa negra de las tetas gigantes le dije que el agua no estaba fría, que se podía quitar la camiseta y venirse conmigo

8 min 47 Visitas

Hacía un día nublado y ese pibón venía demasiado vestido para tratarse de una piscina. Yo quería ver sus tetas gigantes, quería disfrutar con el bamboleo de su culo, y me fui directo a ella para convencerla. Oye, que te puedes quitar eso, que no hace tanto frío, y el agua está buena, verás, ven, déjame… Y bueno, al final la pibita se dejó convencer, se quitó el top y no llevaba sujetador ni nada, qué maravilla de tetas, me encantó sobárselas a dos manos. Su piel morena me estaba poniendo a cien y la hice agacharse, mostrarme su bonito culo, que quería apartarle la tirilla del tanga y meterle mi verga ya bien dura. Con el calor y los sudores que le entraron luego sí quiso un baño, en mi leche, jejeje.